Ether, la criptomoneda de Ethereum

El Bitcoin fue la primera criptomoneda y la que dio pie a este mercado de monedas virtuales. Pese a ser la primera, no se trata de una moneda perfecta, puesto que aunque si que es verdad que goza de bastante popularidad, al haber sido pionera en el asunto, es algo evidente que las criptomonedas que han ido llegando posteriormente, han podido ir corrigiendo o mejorando algunos de los aspectos del Bitcoin, lo que se traduce en unas criptomonedas que pueden ofrecer un mejor uso a sus usuarios. En este sentido, una de estas criptomonedas que cuenta con una gran fama, es Ether, la criptomoneda de Ethereum.

Para entender como funciona Ethereum, es importante conocer la magnitud de la moneda y es que actualmente, estamos ante la segunda moneda virtual que más se utiliza tanto en Internet, como en capitalización bursátil, por lo que es conocida y utilizada por muchas personas.

El funcionamiento

Ether es la moneda de la plataforma Ethereum. Esta plataforma, fue creada en 2013 y está descentralizada, basando su creación en ofrecer la posibilidad a sus usuarios de poder crear y ejecutar varios contratos inteligentes con la sencillez de escribir únicamente dos líneas de código.

Pese a que son sencillos de crear, estos contratos inteligentes cuentan con más posibilidades de las que puedas imaginar, como por ejemplo se pueden utilizar para hacer contratos de empleo o para realizar apuestas a través de la red. De esta forma y ante la sencillez que tiene la plataforma y su accesibilidad, cualquier persona puede formular un contrato en base a unos acuerdos legales sin que haga falta que haya intermediarios en el mismo.

El nacimiento del Ether, es precisamente el poder dar un valor a las diferentes operaciones o contratos inteligentes, haciendo que exista un método de pago, por lo que es utilizado por los participantes del mismo.

En que se diferencia del Bitcoin

El Ether es la segunda criptomoneda más utilizada en el mundo, pero la primera es el Bitcoin, por lo que parece razonable tratar de entender las diferencias que existen entre las mismas, para saber con que nos puede resultar más interesante operar.

La principal diferencia entre ambas y lo que otorga al Ether un punto a su favor, es la descentralización de la moneda, con lo que se consigue crear a un grupo de personas que puedan crear y elaborar toda una clase de contratos en torno a esta moneda. Básicamente existe una comunidad entorno a la misma que tiene total libertad a la hora de poder escribir las líneas de código necesarias en cada uno de los contratos, por lo que se trata de una moneda bastante abierta que acoge a todas las necesidades de sus usuarios, independientemente de cuales sean estas.

Otro de los aspectos que resulta bastante importante al comparar esta moneda virtual con el Bitcoin, es que el Ether, es hasta 50 veces más rápido a la hora de operar con el mismo que los Bitcoins. Como hemos dicho anteriormente, el paso del tiempo, permite que haya nuevas tecnologías que mejoren de forma considerable a las anteriores y en este caso, con esta faceta de velocidad, es uno de ellos.

Por último, otro aspecto del que se diferencia, es que no existe un número límite de monedas para sus mineros. Estos, son los que ayudan a levantar a la moneda y los que hacen que siga siendo posible su aplicación por lo que todo ese esfuerzo, se ve recompensado y de esta forma, tienen un límite que puedan alcanzar.

Por lo demás, pese a contar con esas diferencias es obvio que también guarda algunas similitudes y una de las más importantes es que funciona bajo tecnología blockchain.

Ventajas que tiene el utilizar Ether

Conociendo un poco la diferencia que hay con el Bitcoin, vamos a ver alguna razón por la cual puede resultar interesante el operar con esta moneda virtual Ether.

La principal ventaja que tiene, es la seguridad de la propia criptomoneda. Esto es debido a que los contratos que hemos realizado, son completamente inalterables, por lo que una vez que se ha establecido, quedará para siempre ahí de forma que no se podrá modificar o anular de ninguna manera. Sin lugar a dudas, esto resulta bastante interesante cuando necesitamos alguna garantía mas que la propia palabra del usuario, por lo que nos estamos asegurando que el contrato que tenemos con esa persona o entidad, no podrá ser eliminado, ni retrasado.

Además de esto y para poder garantizar el cumplimiento, la información quedará grabada en varios ordenadores, de forma que nos aseguramos de que el contrato tenga la validez para la que fue concebido.

Otro punto fuerte que tiene, es que no hay intermediarios de por medio y mucho menos nadie se lleva comisión por haber realizado un contrato lo que termina por ser bastante más económico.

Por último, se trata de una moneda de código abierto, por lo que es libre y pertinente de hacérsele mejoras. Si ya de por sí, la modificación de este código resulta interesante en base a poder elaborarse un montón de contratos diferentes, el poder mejorar la moneda con el tiempo es un aspecto bastante interesante, ya que de esta forma, se encuentra renovada y actualizada constantemente.

El futuro del Ether

Si hay una criptomoneda que pueda plantar cara al Bitcoin, esa es el Ether. De esta forma, el futuro del Ether es bastante brillante y cada vez son más los usuarios que prueban sus ventajas, atraídos por todas las posibilidades que ofrece y la seguridad con la que cuenta en sus contratos.

En este sentido, auguramos que esta moneda virtual seguirá subiendo su valor con el paso del tiempo, motivada por la creación de cada vez más nuevos contratos y también por la actividad de los mineros ya que al no haber un límite sobre lo que pueden cobrar, cada vez habrá más interesados en poder seguir minando la moneda para poder obtener un beneficio bastante rentable a largo plazo.

Valora nuestro artículo

Deja un comentario