¿Qué son las criptomonedas y por qué deberían importarme?

Las criptomonedas son un nuevo tipo de divisas globales, cuya emisión y autenticación ya no depende de instituciones bancarias o gobiernos centrales, sino que lo hace de una red informática donde la autoridad monetaria está distribuída entre pares que comparten un libro contable digital que no puede modificarse una vez que las transacciones van siendo registradas y verificadas.

Si bien las posibilidades del dinero criptográfico se proyectan ya desde los años 80 y 90 con el movimiento cypherpunk, la primera criptomoneda, Bitcoin, se propone en octubre 2008, año de varios crash bancarios y del desplome de los mercados financieros globales (si quieres entender mejor que pasó ese año, películas como La Gran Apuesta o estas otras lo explican muy bien)

Bitcoin se despliega a inicios de 2009 con el bloque Génesis, dando el primer paso para la creación no solo de un nuevo dinero electrónico sino de un salto cuántico a nivel de consciencia que es la realización de la posibilidad de hacer dinero gracias al acuerdo entre pares en vez que por la autoridad de un Estado.

Las criptomonedas, un mejor dinero

Es decir, las criptomonedas son una mejor forma de dinero que muy probablemente tendrá efectos tan significativos en la humanidad como la invención de la imprenta, la máquina de vapor, la electricidad o el mismo internet.

Pudiera parecer una exageración, pero hay que tener en cuenta que el dinero está en el eje central de la actividad humana actuando como mecanismo de coordinación para la producción, distribución e intercambio de productos y servicios de nuestra vida diaria.

También el diseño y desarrollo monetario ha sido secuestrado por las élites bancarias durantes cientos de años, pero lo más importante,  desde el 2008 disponemos de tecnología libre y de código abierto que invita a millones de talentos a emprender la carrera de diseñar y desarrollar nuevas formas de dinero, que obviamente van a tener sus ventajas y desventajas dependiendo de los distintos entornos económicos en donde se desenvuelve cada persona.

Es natural que si estamos acostumbrados a una economía que depende de un solo tipo de dinero, no nos preguntemos a menudo ¿Qué es el Dinero Complementario y por qué lo necesitamos?, pero si queremos aprovechar de las ventajas que ofrecen ahora las criptomonedas en éste ámbito, deberíamos preguntarnoslo más a menudo, así cómo también qué es el dinero en sí mismo.

Cualquier persona que no está confundida sobre el dinero probablemente no ha pensado mucho al respecto.

Las criptomonedas entran entonces a disrumpir nada más ni nada menos que la industria del dinero, entrando con una gama de diversas ofertas para que los usuarios que las van entendiendo tengan opciones para satisfacer de mejor manera sus necesidades de Moneda de Intercambio o Reserva de Valor.

Bitcoin, se ha convertido por ejemplo en objeto de reserva de valor ya que es un activo cuya emisión es escasa e inmutablemente programada por el código y el consenso entre los servidores de la red.

Es decir, su oferta está destinada a ser escasa y limitada, y que cada día son más las personas que desean adquirir ésta moneda, su valor apreciado irá en continuo crecimiento, lo que hace de Bitcoin un buen activo para ahorrar y resguardarse de la inflación de la economía nacional.

El fiat, o la moneda nacional es aún un buen medio de intercambio ya que es más fácil adquirir bienes y servicios, por el solo hecho de que está socialmente aceptado y arraigado en nuestra cultura. Pero las cosas ya van cambiando, ya cada vez son más personas que acepan Bitcoin y otras criptomonedas como medio de intercambio más allá de la volatilidad que éstas puedan llegar a tener.

Entre la gran oferta de criptomonedas empezamos a ver activos como el DAI o el USDT que ofrecen la peculiaridad de ser estables respecto al dólar americano, lo que hace de ellos una buena Unidad de Cuenta ya que la principal referencia global en términos de fijación de precios sigue siendo el USD.

El dinero del futuro

Las llamadas Finanzas Descentralizadas (o DeFi por su abreviación en inglés) están aprovechando la diversidad entre tantas criptomonedas y su caracterísiticas para desarrollar nuevos protocolos que ofrecen nuevos y accesibles productos y servicios financieros gracias a la capacidad que ofrecen los contratos inteligentes para programar los movimientos del dinero a según de condiciones y métricas pre-establecidas.

Ahora nuestros ahorros pueden simplemente ser depositados en contratos informáticos que garantizan una rentabilidad por prestarle dinero al protocolo.

El dinero pasa a ser mucho más productivo en sí mismo, lo que no sólo aporta beneficios para quienes acceden a las criptomonedas y a los servicios en torno a ellas, sino que también éstos protocolos permiten la posibilidad que nuevos proyectos como GoodDollar lleguen al mercado con una oferta de Renta Básica Universal, en el que poco a poco distribuyen las ganancias de capital depositado en un contrato común en contratos que van a colateralizar los G$s a distribuir entre sus usuarios.

Estamos a las puertas de lo que será probablemente el cambio más significativo que veremos en nuestra sociedad mientras vivamos, la innovación abierta en nuevas formas de criptomonedas diseñadas ad hoc para cubrir ciertos propósitos u objetivos de distintas comunidades locales y globales está aún por empezar y ésto causará por supuesto una gran reestructuración en nuestra civilización.

Además de las criptomonedas que vemos hoy en día, probablemente veamos a grandes corporaciones ofreciendo incentivos en criptos por usar sus productos y servicio, o incluso nuevas comunidades generando sus propias monedas respaldadas con valor puesto en común y compromiso social.

Una nueva era de inclusión financiera está llegando, y no dependerá de bancos o de donde estés fisicamente, sino del acceso a la autopista de información que ofrece internet y de como hagas uso de ese poder.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on reddit

Deja un comentario