Token ERC-20 de Ethereum – Un token estándar para todo un ecosistema

Ethereum es una blockchain diseñada con el fin de tener funcionalidades más allá de las de crear y registrar transferencias de sus propias criptomonedas. Su protocolo fue pensado con funcionalidades más amplias y ambiciosas. Entre esas funcionalidades destaca, la capacidad de crear otros tokens que se ejecutaran sobre su blockchain.

Esta curiosa funcionalidad de Ethereum, es posible gracias a los tokens ERC-20. En este artículo, examinaremos algunos elementos que nos permitirán conocer todo lo relacionado con una de las tecnologías más importantes implementadas por Ethereum.

El origen de los token ERC-20

Estos tokens nacieron gracias a la introducción el EIP-20 (Ethereum Improvements Proposal). Con esta mejora, los desarrolladores de Ethereum querían implementar un sistema estándar para tokens dentro de contratos inteligentes. Los desarrolladores de Ethereum, usarían este sistema para proporcionar la funcionalidad básica para transferir tokens, así como permitir que los tokens sean aprobados para que puedan ser gastados por otro tercero en la blockchain.

La idea fue presentada por el desarrollador, Fabian Vogelsteller en el repositorio oficial de GitHub de Ethereum en el año 2015.

¿Qué son los tokens ERC-20?

Los tokens ERC-20, en esencia son un smart contract. Estos smarts contracts, utilizan una interfaz estándar que se ejecuta sobre la red Ethereum. Gracias a esto, obtienen una gran flexibilidad y capacidad de uso en distinto escenarios. Todo ello regido por un conjunto de reglas que permiten la interoperabilidad en el ecosistema de Ethereum, con la gran variedad de tokens y otras aplicaciones descentralizadas (DApps) compatibles entre sí.

La finalidad de estas reglas, es la de permitir la coexistencia de otros tokens sobre Ethereum, sin disminuir las capacidades de evolución de la tecnología de la blockchain o las plataformas que los usen. De esta forma, los desarrolladores de las DApps tienen, una amplia libertad a la hora de programar sus aplicaciones y tokenizar efectivamente sus proyectos. Gracias a esto, los token ERC-20 son capaces de alcanzar el objetivo para el que fueron creados; permitir que cualquier token de Ethereum sea reutilizado por otras aplicaciones: desde monederos a cualquier aplicación descentralizada.

¿Cómo funciona un token ERC-20?

Sin adentrarnos mucho en el aspecto técnico, el funcionamiento de un token ERC-20 es sencillo. Los desarrolladores de Ethereum, trabajaron arduamente en convertir este estándar en algo sencillo de usar en el desarrollo de software. Esto tiene un claro objetivo: facilitar su adopción y utilización por parte de otros desarrolladores.

Para lograrlo, el diseño de la interfaz del token cuenta con una serie de elementos bien identificados y definidos. Cada uno de estos elementos, cuenta con una utilidad y una función especifica, y pueden ser utilizados por cualquier DApp construida para usar este estándar. Para explicar estos elementos, tomemos como ejemplo al token ERC-20 de Golem:

  1. Nombre (Name). Con este elemento podemos dar nombre al token creado y gestionado por la DApp. Sirve para identificar y diferenciar el token creado de otros ya existentes. Por ejemplo, el nombre Golem, es el nombre del token de la DApp de computación distribuida Golem.
  2. Símbolo (Symbol). Este elemento hace mención al símbolo o abreviación del token. Siguiendo el ejemplo anterior, este campo definiría el símbolo del token Golem, el GNT.
  3. Decimales (Decimales). Este campo se usa para definir el número de decimales que utilizará el token.
  4. Suministro total (TotalSupply). Este indica el suministro total de tokens que existirán. En el caso de Golem, el suministro total es de 1.000.000.000 de tokens GNT. Esto es un valor que es decidido por los desarrolladores del nuevo token, y puede estar asociado a distintas reglas económicas según la consideración de sus desarrolladores.
  5. Balance (BalanceOf). Con este elemento, se puede conocer el balance que hay en una determinada cuenta de la red. En este caso, sería la cantidad de tokens GNT que un usuario tiene en un determinado monedero.
  6. Transferencia (Transfer). Este es uno de los elementos que nos permiten el control de los activos que tengamos en nuestras cuentas. Haciendo uso del mismo, podemos enviar dinero a otras cuentas que estén dentro de la red. El token ERC-20, cuenta con dos elementos que permiten este tipo de acciones.
  7. Aprobado (Approve). Gracias a esta función podemos realizar retiros de las cuentas.
  8. Permitido (Allowance). Este es un elemento especial de control, pues nos permite saber la cantidad de tokens que podemos retirar de una determinada cuenta. Junto con la función Aprobado, permite tener un control contable de los tokens dentro de una cuenta y habilitar opciones de gestión automatizadas de los mismos.
Los tokens ERC-20, en esencia son un smart contract Clic para tuitear

Es gracias a cada una de estas funciones, que los tokens ERC-20 cuentan con la gran versatilidad que los caracterizan. Pues permite una rápida implementación de los mismos para diversos usos sin tener que alterar su estructura. Además gracias a que estos se ejecutan sobre la blockchain de Ethereum, si trazabilidad y auditabilidad están garantizadas, pues sus acciones pueden rastrearse en la blockchain de Ethereum.

Ventajas de los tokens ERC-20

El hecho de que los tokens ERC-20 sean una interfaz estandarizada, supone grandes ventajas a todo el ecosistema de Ethereum. Entre esas ventajas podemos señalar:

  1. Facilita el trabajo de los desarrolladores al unificar criterios de trabajo dentro de la blockchain de Ethereum.
  2. Reduce la complejidad de los sistemas tokenizados.
  3. Mejora la interoperatividad de los sistemas, pues la estandarización aboga por una horizontalidad programática del softwre.
  4. Económicamente hablando, la existencia de los tokens ERC-20 ayuda a la liquidez dentro de Ethereum. Esto por que las ICO hechas para financiar proyectos, y su uso como base de trabajo dentro de los mismos.
  5. Eliminación de factores de riegos que puedan romper o tergiversar los contratos inteligentes.
  6. Reducción de incompatibilidades y aumenta las capacidades interoperabilidad.
  7. Los tokens ERC-20, permiten que la blockchain de Ethereum puede tener múltiples usos.

Conclusiones

Ethereum es ciertamente es una blockchain pensada para sostener un ecosistema múltiple, bien definido e interoperable. Pero estas características, no serían posible sin el uso de los smart contracts y avances como los tokens ERC-20. Es gracias al uso de estas dos herramientas, que Ethereum se ha convertido en la segunda criptomoneda más importante del mundo cripto. Pero eso es solo el comienzo, la evolución de Ethereum como blockchain está llevando a que los proyectos ya existentes mejoren, y que nuevos proyectos sumen valor a la misma. Bajo este panorama, el desarrollo de Ethereum y tecnologías como los tokens ERC-20 es prometedor. Una demostración más de que el mundo tokenizado es posible y que es solo cuestión de tiempo para desarrollarlo.

Valora nuestro artículo

Deja un comentario