¿Cuál es el verdadero valor de las criptomonedas?

Antes de responder a ésta pregunta, debemos empezar primero a definir la palabra valor en sí misma, tarea nada fácil, hablamos de probablemente unos de los conceptos más subjetivos que existe en nuestro lenguaje, con excepción de las matemáticas, donde el valor de un número es igual al propio número.

En nuestro día a día, tendemos a hablar de valor como una cualidad que le atribuimos las personas a un objeto dado a según de lo útil, importante o significativo que sea tal objeto para nosotros. Un juguete de la infancia puede ser muy valioso para una persona, mientras que para otra el mismo objeto tiene un valor nulo.

Definiendo el valor

Pero cuando preguntamos ¿cuánto vale un café? ¿cuánto vale una barra de pan? Generalmente nos dan una respuesta objetiva: 100 pesos por el café, 60 por el pan!

¿Quiere esto decir que cuando hablamos de víveres el valor si es objetivo? En realidad, no, la respuesta no ha sido referente al valor sino al precio de los mismos. De hecho, para un celíaco (intolerante al gluten) el valor del pan es muchísimo menos y por ende no lo compraría, mientras que para un conductor trasnochado un café podría serle útil para recorrer la última hora de carretera sin quedarse dormido y sin duda compraría ese café.

Es fácil concluir entonces que mientras que el valor percibido por un potencial comprador de un objeto supere el precio que se le adjudica al mismo, entonces se habilita la compra y se ejecuta una transacción en la que ambos ganan.

El comprador gana por lo apenas mencionado (el valor apreciado es mayor al precio pagado), mientras que el vendedor también gana, ya que el valor apreciado de tal objeto es menor para ésta persona, y mientras su precio sea mayor al coste pues también habrá ganancia para el vendedor.

Hay entonces tres conceptos esenciales a la hora de valuar y apreciar un objeto:

  • El coste o valor de producción es lo que supone el producir tal objeto y distribuírlo para su utilizo (ej. venta).
  • El precio o valor de cambio representa la cantidad de dinero por la que se da el intercambio del objeto entre el comprador y el vendedor.
  • El valor, entendido como valor de uso, va directamente asociada a la utilidad, importancia o significado que la persona otorga subjetivamente al objeto.
valor-de-las-cosas

¿Y el mercado?

Mientras que medir el coste de un objeto se hace relativamente fácil, y no se puede dar con una sola métrica de valor ya que es distinto para cada quien, pareciera que los mercados han dado con un mecanismo para la fijación de precios, y esto se basa en la manera en la que se distribuye la oferta y la demanda del mismo, es decir, en la relación entre la producción existente y cuan solicitados serían éstos productos por sus consumidores.

En principio parece (y lo es) un mecanismo complejo que depende de la agregación de recursos e intereses de poblaciones enteras, sin embargo es un proceso natural y adaptativo que va evolucionando hasta un punto en que los precios de un mismo producto sean el mismo en diferentes mercados y contextos.

El valor de las criptomonedas

Cuando hablamos del valor de las criptomonedas no nos escapamos ni de las dinámicas de mercado que fijan su precio, ni de la subjetividad de cada quien a la hora de valuarla.

Una persona que poco o nada entiende de su potencial ni de su importancia en el futuro de la economía global, no dará un duro por un sólo satoshi, mientras que un idealista que ve en Bitcoin el potencial de ser el standard monetario mundial de acá a pocos años no le importará si su precio es de quinientos, mil o veinte mil dólares cada BTC.

El valor se lo damos a las cosas a según de nuestros propósitos y de nuestras creencias, y las criptomonedas son el mejor ejemplo de ellos.

Detrás de las criptomonedas no hay solo bits digitales de información, existen miles de servidores corriendo software informáticos que otorgan seguridad mientras asumen también un considerable gasto energético, pero sobre todo grandes comunidades de personas trabajando para la mejora tecnológica y su adopción.

Este es un costo agregado que si bien es difícil de medir, aporta la seguridad necesaria para que los mercados confíen en éstas criptomonedas y adopten naturalmente las valuaciones que se dan en las dinámicas de compra y venta de quienes participan en ellos.

Las nuevas criptomonedas que entran a la industria deben saber posicionarse y ofrecer entonces un valor diferencial para que los mercados las tomen en serio y así crezca su apreciación. Casos de criptomonedas inclusivas buscan garantizar el derecho de las personas a tener un ingreso básico deben entonces ofrecer alguna garantía de valor, especialmente si la escasez no es su atributo principal o si aún no tiene la confianza de los mercados.

GoodDollar por ejemplo, emite sus tokens a partir del dinero depositado por contribuidores filántropos pero tampién especuladores en un smart contract que mediante la fórmula de Bancor* emite la masa monetaria que va luego a distribuirse a los receptores de la renta diaria universal.

comunidad-valor

El valor de una moneda se sostiene de dos pilares fundamentales, por un lado está la tecnología y los distintos mecanismos para proveer la seguridad necesaria para que su valor sea sostenible en el tiempo, por el otro, pues nada tan sencillo y complejo a la vez que la creencia de la comunidad alrededor de ella.

Los mercados son quienes al final del día tangibilizan lo que tiene valor de verdad, mientras más cohesiva e integrante sea su percepción por más y más personas, más útil y valiosa será la moneda que éste elija.

*Nota: la fórmula de Bancor se refiere a una función matemática que regula la emisión y eliminación de nuevos tokens a según lo depositado o retirado de un fondo que colateraliza por tanto el valor de esos tokens. Si el lector tiene interés por las matemáticas detrás de ésta formula éste documento explica tales principios.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on reddit

Deja un comentario